domingo, 18 de marzo de 2012

Elisabeth Eidenbenz, una gran mujer


Conocer a Elisabeth Eidenbenz ha sido un punto de inflexión en mi vida, tanto desde el ámbito profesional como personal. Lejos queda aquel primer encuentro en Rekawinkel (Austria), donde ambas en su pequeña sala de estar, repasábamos las fotografías de la Maternidad de Elna ... la etapa más importante de mi vida ... dijo-  

Hoy, si miro hacia atrás, parece como si no fuera posible su ausencia, todo lo contrario. Noto su proximidad más que nunca. 
Esta tarde, cuando me ha llegado la noticia de su muerte, he apagado el móvil y me he replegado en mi casa, he abierto mi particular "caja de zapatos" donde guardo sus cartas, y me he puesto a releerlas.... 

Usted tiene que avisarme cuando venga para que yo pueda preparar nuestro encuentro ... Yetti pasará a buscarla ... en su borrador hay errores ya que nuestra primera maternidad fué en Bruillà y no en Elne ... me gusta su noticia de las Pequeñas con el nombre de Elna ... usted me enseñó como se  hace la Ñ y la Ç en mí ordenador pero no me acuerdo donde ponía el dedo de la mano izquierda ... estoy en Zúrich y Yetta en Austria, después de 60 años junto a Yetti estamos separadas, nos telefoneamos cada día pero no es lo mismo ... tengo una habitación con mis muebles, cuadros y libros y cosas de Rekawinkel ... acuérdese de nombrar a Maurice Dubois y Rudd Olgiatti y Trudie ya Karl en su nuevo libro, sin ellos nada se podría haber hecho ... su hija ¿sigue Tocando la flauta? ... la música es importante ... 

Mientras leo y escribo este post, estoy escuchando Bach, la Suite n º 1, su preferida ... y poco a poco he dejado de escribir porque hoy no me salen las palabras.Mejor escuchar música, porque como decía Elisabeth, 

...la música es un lenguaje universal, no necesita palabras y nos transporta las emociones y los sentimientos ... 

Bach hoy me acompaña en un día triste, pero también me reconforta porque pocas vidas han estado tan llenas de sentimientos y valores como la de Elisabeth Eidenbenz, y su legado ha quedado con nosotros. 
Puede haber un final más hermoso que éste?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada